La paz entra en el corazón con la humildad

Podemos leer en Doxología.org sobre las maravillas de la humildad.

La paz santa entra en los corazones de los hombres, con las palabras de humildad. La paz, que es consuelo para el enfermo o el atribulado. La copa del consuelo es ofrecida en las manos de la humildad de Aquel que fue Crucificado.

Si alguno le provoca perjuicio, el humilde le considera un instrumento de la Justicia y la Providencia de Dios. El humilde es incapaz de cometer maldades o sentir odio, se abandona a la Voluntad de Dios.

El humilde vive no con su propia vida, sino por medio de Dios. El humilde es ajeno a la autosuficiencia, por eso busca siempre la ayuda de Dios, orando sin cesar.

Te invito a que leas el artículo completo entrando en este enlace de Doxología.org