La castidad ¿Es no tener relaciones sexuales?

No corren buenos tiempos para hablar de la virtud de la castidad. ¿casti.. qué? Sí, sí, castidad.

Para que puedas conocer mejor qué piensa la Iglesia sobre este tema, te ofrecemos una entrevista que ha hecho Camino Católico al  P. Frédéric Louzeau, profesor de teología en la facultad Notre-Dame, Collège des Bernardins.

Empieza con una respuesta muy sugerente a la pregunta sobre por qué la Iglesia da tanta importancia a la castidad: «Yo no estoy tan seguro de que la Iglesia preste mucha atención a la castidad. Más bien es la opinión corriente quien presta mucha atención a la castidad, que, de lo que dice la Iglesia, no se fija más que en las cuestiones de ética sexual. »

«En el lenguaje común, cuando se oye “castidad”, se entiende la abstinencia sexual. Pero, cuando la Iglesia habla de castidad, habla de una virtud moral que se ofrece a todos, no solamente a los religiosos. Ya se sea célibes consagrados o no, esposo o esposa, la castidad nos concierne a todos.»

La castidad, como las demás virtudes, se adquiere por el ejercicio de actos castos. es una virtud que regula, que armoniza las relaciones entre las personas, sobre todo las relaciones de afecto, amor o amistad. Es una virtud que nos ayuda a considerar a cada ser que encontramos, con quien hablamos, como una persona que no se puede dominar. Es considerar la persona no como un objeto, como una cosa que se podría utilizar para el propio placer, sino como un sujeto único dotado de libertad.

En este enlace de Camino Católico puedes leer completa esta entrevista tan interesante