Rosa, madre de 16, ayuda a mujeres embarazadas en riesgo de exclusión.

Siempre es una buena noticia saber que hay mujeres generosas que, teniendo una vida complicada, se dedica a ayudar a los demás.

Es el caso de Rosa, que nos cuenta ABC, madre de 16 hijos, 4 de ellos adoptados. Ha sido profesora de música y ahora, a sus 75 años, jubilada, se dedica a ayudar a las mujeres embarazadas en situación de exclusión. Es presidenta de la asociación pro vida Asdevi.  «Es una labor ardua pero muy reconfortante», asegura Rosa.

«Ninguna mujer en su sano juicio quiere abortar», asevera Rosa. Todas las mujeres que llegan a este centro están en una situación de vulnerabilidad. «El 90 por ciento han sido abandonadas por sus parejas, algunas sufren maltratos y otras incluso las dejan sus familias al saber que se han quedado embarazadas», explica su presidenta. La tarea principal de este centro –además de procurar cubrir sus necesidades más básicas durante la gestación– es acompañarlas y escucharlas.

Sobre este testimonio de generosidad puedes leer más en este enlace del diario ABC