María Arratibel, una de las protagonistas del documental «Converso», nos cuenta en este vídeo cómo fue su conversión.

Pasó de ser una atea convencida, casi militante, a creer absolutamente en Dios. La película de la Pasión de Mel Gibson y un fin de semana de descanso en el Monasterio de la Oliva, tuvieron mucho que ver en este proceso.

Escúchala a ella porque es muy bonito su testimonio y te puede ayudar. Además es muy divertida.

Publicado por Arguments en su canal de YouTube.

Artículo anteriorRosa, madre de 16, ayuda a mujeres embarazadas en riesgo de exclusión.
Artículo siguienteSer cofrade me arraiga a mi tierra, mi ciudad. Pepe Recuero