Se han llevado a mi Señor…

Ha vuelto a ocurrir, han profanado una iglesia en Madrid. La Parroquia de San Rafael Arnáiz ha sido asaltada por unos vándalos. Éstas son la palabras del párroco que se han publicado en el muro de facebook de la parroquia.

Se han llevado a mi Señor…

En la noche del sábado al domingo entraron en nuestra parroquia para robar y además de los destrozos habituales, consiguieron echar abajo la estructura que soporta al sagrario y reventaron la puerta del mismo. Para robar el copón tiraron al suelo las formas y lo peor es que se llevaron la cajita con el viril de la custodia. (Nos dimos cuenta que faltaba ya por la tarde hasta entonces estábamos que no nos enterábamos de gran cosa). La caja en sí no tiene valor, pero se han llevado a nuestro Señor.

Anoche celebramos con el vicario episcopal una Misa de desagravio.

Agradecemos todas las oraciones por quienes han perpetrado el pecado más horrendo que puede perpetrarse. Más aún agradecemos las oraciones para desagraviar a nuestro Señor.

Algunos feligreses buscaron por entre las basuras, a ver si habían arrojado allí a nuestro Señor.

En todo caso, quería deciros que este atentado nos tiene que llevar a nosotros a amarle más, a amarle por los que no le aman, por las veces que no le hemos amado lo suficiente.

A veces, nos damos cuenta de que buscamos al Señor por intereses más o menos válidos. Quizás, ha llegado la hora en que le amemos por sí mismo, porque Él sí se lo merece.

Es horrible que siempre acabemos haciendo daño al único que sólo merece amor. Todo el mundo le echa la culpa de todos sus males y El nunca recrimina nada, sólo espera, está cerca y nos lo da todo. Señor, perdónanos y enséñanos a perdonar. Mientras tanto, te ofrecemos el verdadero desagravio que esperas de nosotros. Te vamos a buscar porque te lo mereces, te queremos amar con toda nuestra vida y en todo lo que hagamos porque sólo Tú eres grande, sólo Tú, Señor. Sólo Tú Altísimo Jesucristo en la gloria de Dios Padre. Amén.

Os damos las gracias a todos por uniros a nosotros en estos momentos de desolación.

Os informo que don Carlos quiere unirse a nosotros en una Misa de reparación. Aún no sabemos cuándo podrá. En todo caso, nosotros haremos un sencillo acto de oración y reparación este jueves 14 de marzo en la Misa de 20:00 y luego tendremos nuestro acostumbrado rato de adoración al Santísimo, para ofrecernos especialmente al Señor.