Las tentaciones van a estar en nuestra vida, pero no deben asustarnos si contamos con el poder de Dios para vencerlas.

El Evangelio de hoy nos muestra las tentaciones que sufrió Jesús.

Jesús quiso sufrir tentaciones para demostrarnos que se pueden vencer y así podremos comprobar el extraordinario poder de Dios que viene siempre en ayuda de nuestra fragilidad.

Don Fulgencio Espá nos lo explica

 

Artículo anteriorY tú ¿Por qué quieres a San José?
Artículo siguienteCrisis de los sacerdotes o renovación de la Iglesia.