Me despidieron por quedarme embarazada

Por desgracia, hoy día ser madre es un gran inconveniente para trabajar. Las empresas ven como una carga que una empleada tenga hijos o se quede embarazada.

Éste es el caso de Carolina, que al quedarse embarazada de su segundo hijo le dijeron que su contrato había cumplido. Cuando se quedó embarazada de su tercer hijo, teniendo en cuenta que su economía no era  precisamente holgada, no le ha quedado más remedio que pedir ayuda porque, gracias a Dios, no se ha planteado el aborto por convicción, como ha declarado ella misma a Cope. Y eso que no le han faltado presiones por parte de su entorno para que aborte.

“Algunos piensan que estoy loca. Apenas vivimos con mil euros para alimentar cinco bocas. Nuestra cuenta corriente siempre está en negativo».

La ayuda que necesita se la está proporcionando la Fundación RedMadre, una asociación dedicada a ayudar a la mujer embarazada que tiene dificultades económicas.

Enhorabuena, Carolina, porque has dado prioridad a la vida de tu hijo, por encima de tus comodidades.

Sobre esta noticia puedes leer más en este enlace de Cope