El evangelio de ayer domingo nos muestra la radicalidad del amor: Amad a vuestros enemigos».

Amad a los enemigos pasa primero por el perdón. Saber perdonar es conocer el ser perdonado.
Artículo anteriorUna Palabra Tuya hoy, en 1 minuto
Artículo siguienteMater Fátima para el mundo ¿Te unes?