Catequista es abatido a tiros en Lima

En la ciudad de Lima, Ángel Mateo Mendoza, un joven catequista de 18 años, víctima de la delincuencia, fue abatido por un tiro que impactó en su cabeza.

“Él había dicho, por qué la gente no dona sus órganos para que salven vidas, porque la vida es bonita. Estamos en el hospital y lo hicimos, donamos sus órganos” ha explicado su padre.

«Estuve cerca por si me necesitaba. Le sacaba brillo como cuando uno encuentra una manzana en el mercado y la quiere todavía mejorar más. Era mi labor sumarle más perfección”, escribió el sacerdote en su cuenta de Facebook.

“Alumno notable, compañero generoso, cristiano servicial, acólito, catequista de Primera Comunión. Que, según me dijo un día, quería dedicar su vida a ‘enseñar la fe a los demás’. Yo le creí, y refresqué mi piedad. Tú Jesús permitiste que le cayera una bala fruto de la violencia callejera, y te lo llevaste. Sus órganos todavía vivos fueron donados, fruto de su generosa voluntad. Un fruto maduro, listo para la cosecha”, prosiguió el sacerdote.

Sobre este trágico suceso puedes leer más en este enlace de Aciprensa