El evangelio de ayer es muy interesante si lo leemos a la luz de la parábola del hijo pródigo.

Este muchacho se marcha de la casa del Padre porque no quiere vivir las Bienaventuranzas. Quiere divertirse y disfrutar sin vivir las normas de la casa del Padre.

 

Artículo anteriorRecién casada le detectan un cáncer
Artículo siguienteUna Palabra Tuya para hoy, lunes