La felicidad en el silencio de cada día

Teresa es monja Carmelita Descalza, vive en las afueras de Oviedo, en las faldas del monte Naranco, donde tienen el convento.

Han decidido contar en un programa de Asturias Semanal cómo es su experiencia. “Somos gente normal, muy normal. No estamos locas ni somos más raras que el común de la gente. Somos mujeres religiosas que nos entregamos cada día al ideal de Cristo. A muchos les parecerá raro pero vamos a intentar explicar lo felices que somos”.

Sólo tienes que ver el vídeo para comprobarlo tú mismo.