No hay edad para seguir sirviendo a la Iglesia

Los años han pasado, y van haciendo mella en el cuerpo de Valiñas, pero no en su intelecto. «Tiene la cabeza muy bien amueblada y una memoria prodigiosa, da gusto hablar con él», comenta un feligrés en un artículo que publica el diario digital Faro de Vigo.

Dositeo es un sacerdote que, a pesar de sus 98 años, no ha perdido la energía física y espiritual para seguir sirviendo a Dios en una parroquia en la que celebra Misa. Toso esto es gracias a su fuerza de voluntad y a un grupo de feligreses que le prestan su ayuda incondicional.

Dositeo Valiñas fue y todavía es cura. Pero ha sido mucho más que eso. Ha sido un vecino inquieto y activo como el que más. Por eso su cumpleaños no es solo un cumpleaños, es una celebración para toda la comunidad.

Qué gusto da ver sacerdote y feligreses unidos haciendo Iglesia. No es mal ejemplo, eh?

En este enlace de El Faro de Vigo puedes cocnoce mejor a este sacerdote incansable