Cuando adquirimos un compromiso, nuestra lucha por llevarlo a cabo debe ser incesante. Y si tu compromiso es con Dios y los hermanos con más razón utilizamos los medios a nuestro alcance.

Éste es el caso que leemos en Aciprensa, el del Obispo de Gizo en las islas Salomón, al que llaman el «el Obispo Volador». Este Obispo salesiano visita a las poblaciones locales necesitadas de su diócesis gracias a una avioneta en la que lleva comida y medicina.

La diócesis de Gizo está formada por unas 40 islas con una población total de 120 mil habitantes de los cuales el 15% son católicos, es decir uno 15 mil.

Gracias al apoyo económico de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) pudo hacer un curso de piloto y la diócesis recibió una avioneta ultraligera.

Con la avioneta, que él mismo pilota desde 2011, visita hospitales, escuelas y comunidades a las que entrega medicinas y productos de primera necesidad. Además puede suplir la soledad que viven sus feligreses al estar esparcidos por numerosa islas.

Sobre este testimonio puedes leer más en este enlace de Aciprensa

Artículo anteriorFeliz año, con problemas
Artículo siguienteCatequesis 5. Creció delante de Él