Pre-nochebuena, tardebuena y Nochebuena: se nos está yendo la pinza

Del blog del juez de menores D. Emilio Calatayud extraigo esta entrada con tanto sentido común como nos tiene acostumbrados.

Buenas, soy Emilio Calatayud. Lo primero es lo primero: Feliz Navidad. Y ahora el aguafiestas, un papel feo, pero que alguien tiene que interpretar. A mí no me importa hacerlo. La Navidad, en la que celebramos el nacimiento de Jesús (como decíamos ayer), no es que se haya convertido en un botellón: es ya un macrobotellón que se sabe que empieza el día 23 de diciembre y no se sabe cuándo acaba. La Nochebuena, que era una fiesta única en el amplio sentido de la expresión, ya se ha dividido, como mínimo, en tres fiestas, a saber: Pre-nochebuena, que se celebra el día antes; tardebuena, que es la tarde (noche y hasta madrugada) del día 24; y Nochebuena. Y luego están las secuelas: Navidad, Pre-nochevieja, etc.

El hilo conductor de todos esos nuevos festejos es el alcohol. Se nos está yendo la pinza. Es lo que pensamos los aguafiestas. Que la resaca nos sea leve.

En este enlace puedes acceder al blog del prestigioso juez.