Sor Yolanda. No cambiaría mi vida por ninguna otra

En la web del Instituto Pontificio Claune he descubierto una entrevista a sor Yolanda, religiosa Clarisa en Villarrobledo (Albacete). Comparto alguna de sus respuestas y os invito a que leáis la entrevista completa AQUÍ

«El ser contemplativos es una dimensión de la vida cristiana. Todo bautizado ha recibido el don del Espíritu Santo que le capacita para ver la realidad con los ojos de la fe, descubriendo en la creación la mano de Dios. También está llamado al trato con Dios por medio de la oración personal y a cultivar su vida espiritual. Esto es para todos los cristianos».

«Cuando hablamos de vida contemplativa o monástica nos referimos a un estilo peculiar de vivir el seguimiento de Cristo.  El contemplativo ejerce el apostolado de la oración. Ésta llega a todos los rincones del mundo, allá donde haya algún hermano con necesidades en su cuerpo o en su alma. La oración mueve los corazones de los hombres a un cambio hacia el bien y desde ahí se va construyendo el Reino de Dios».

No estoy feliz, SOY feliz, muy feliz y no cambiaría mi vida por ninguna otra, pues me llena por dentro, me plenifica. Si me preguntas por un adjetivo que defina mi vocación contemplativa te diría que es PRECIOSA, rica, profunda, humanizante, enriquece a la persona en todas sus dimensiones, nos centra en lo esencial. Pero esta felicidad brota y nace de la unión con Cristo en su misterio de pasión, muerte y resurrección. Ya lo anunció Jesús: “El que quiera seguirme que cargue con su cruz cada día y se venga conmigo”. Todo ser humano sufre, pero la clave está en saber sufrir. El sufrimiento unido a Cristo adquiere un valor redentor infinito, le ayudamos a salvar almas.»