Hay lugares del mundo en los que es difícil encontrarse con Cristo porque están llenos de drogas, prostitución y mucha gente vive en la calle. Noticias Caracol nos muestra uno de estos sitios, Medellín (Colombia)

Un sacerdote ha tenido una idea, recorrer sus calles  con una capilla rodante a partir de un contenedor que lleva enganchado a su coche.

La capilla rueda hasta los inquilinatos donde hay personas desplazadas, indígenas que se encuentran en la calle, zonas de prostitución y jóvenes que están en las drogas.

“Nuestro trabajo es espiritual, pues es abrazarlos, aprendernos los nombres de ellos tratarlos como seres humanos, porque acá somos hermanos y nadie es más que nadie”, manifestó Juan Felipe Escobar, sacerdote líder de la iniciativa.

Si quieres saber más de esta iniciativa puedes pinchar este enlace de Noticias Caracol

Artículo anteriorHakuna hace su primera peli
Artículo siguienteLos sueños de un sacerdote joven