Creo que todos recordamos cómo fue secuestrado el padre Thomas Uzhunnalil por miembros del Estado Islámico (ISIS) en el asalto a la casa de las Misioneras de la Caridad de Yemen, el 4 de marzo de 2016.

Fue testigo del cruel asesinato de cuatro de las hermanas, a las que atendía espiritualmente, y de doce voluntarios que las ayudaban. Tras eso, pasó 18 meses en manos de sus captores. Las casas de las Misioneras están destinadas a la acogida de ancianos, discapacitados físicos o mentales, indigentes… En cada hogar había cerca de cien personas acogidas, todos musulmanes, todos ciudadanos yemeníes.

En este vídeo puedes oír el increíble testimonio del padre Thomas.

 

Artículo anteriorMi hija ha aprobado todas.
Artículo siguienteEl matrimonio, ¿Para toda la vida?