En una carta de una lectora a Famiglia Cristiana, plantea la situación de los solteros dentro de la Iglesia. Ella es soltera y echa de menos una pastoral para solteros. Hay solteros por elección y otros por las circunstancias de la vida siguen solteros.

«En la Iglesia católica me siento invisible, un fantasma , porque pertenezco a una categoría de personas que a la Iglesia no parece importarles: los solteros.

Para nosotros no hay iniciativas pastorales, parroquias o grupos de oración, nunca se nos menciona en una homilía … invisible, fantasmas.

Es una carta con un tono elevado que a lo mejor no es el más correcto. Si quieres saber el contenido de la carta y la respuesta del sacerdote que forma parte del equipo puedes leerlo en este enlace de Famiglia Cristiana

Artículo anteriorDios es como un GPS
Artículo siguiente¿Y ahora qué pueden hacer las pobres monjas?