Atleta de élite, decidió ante el Santísimo dejar novia y carrera para ser sacerdote

Joseph Caraway nació en una familia católica. Desde muy pequeño iba a misa con sus padres.  Los domingos, como eran granjeros, en particular durante el período de la cosecha, iban a la primera misa del día… a las seis de la mañana. “Tenía que ser así, no había más opciones”, dice Joseph.

Era muy buen atleta, tenía novia y siempre creyó que formaría una bonita familia. Llegó a la universidad con idea de ser médico.

Pero el Señor en diferentes momentos de su vida, le había ido susurrando Sus planes para él. Siempre ante el Santísimo escuchaba unas mociones del Espíritu Santo en las que le hablaba del sacerdocio. Al principio no le dio importancia, eso no era lo suyo.

Pero mejor que te lo cuente él en este vídeo de Camino Católico