Las bienaventuranzas de los jóvenes

Paseando por internet, me he encontrado con esta publicación de Aleteia que os transcribo para que la hagáis vida. Esto va para todos los jóvenes de espíritu:

1.Bienaventurados los muchachos y las chicas que hacen de la vida una ofrenda, un deber y una oblación.

2. Bienaventurados los muchachos y las chicas que deciden su futuro orando, consultando y reflexionando.

3. Bienaventurados los muchachos y las chicas que postergan su noviazgo hasta consolidar su voluntad, disciplinar su afectividad y madurar su inteligencia.

4. Bienaventurados los muchachos y las chicas que optan por una carrera o un oficio para servir mejor a la comunidad.

5. Bienaventurada la juventud que se enamora de Cristo y quiere proclamar ese amor.

6. Bienaventurada la juventud que sufre cuando la Iglesia y el país padecen y se alegra cuando la Iglesia y la patria triunfan.

7. Bienaventurada la juventud que trabaja por la paz y la que tiene sed y hambre de justicia.

8. Bienaventurada la juventud que busca primero el Reino de Dios y lo demás lo considera añadidura.

9. Bienaventurada la juventud orante, penitente y eucarística.

10. Bienaventurada la juventud que prefiere perder el ojo, el brazo o el pie, si ese ojo, brazo o pie son ocasión de pecado.

11. Bienaventurada la juventud que es fría o caliente porque la tibia será vomitada por el Señor…”

Monseñor Zaspe.

Si quieres, también puedes leer el artículo original de Aleteia en este enlace