Los detalles que tenemos con los demás, dicen mucho de nosotros. Curtois, actual portero del Real Madrid, ha tenido hoy uno de esos gestos que lo hacen grande.

A la salida del entrenamiento, desde su coche, con la ventanilla bajada, ha firmado autógrafos a varios aficionados, seguidores del equipo. Sin embargo, cuando ha visto a un niño en silla de ruedas, no lo ha dudado, y se ha bajado para firmarle uno y hacerse uno foto juntos.

Compruébalo en este vídeo tan entrañable.

 

Artículo anteriorLos santos que pasan a mi lado
Artículo siguienteLas bienaventuranzas de los jóvenes