¿Es Dios mi abuelo?

Mary Carmen Sanjuan debió ablandar a la abadesa de Las Huelgas, reacia al ingreso de esta aragonesa, residente en Madrid.

Madre de 6 hijos y abuela de 17 nietos, cuando falleció su esposo, cuenta, siguió haciendo su vida normal, con sus hijos, su comunidad parroquial, sus amigos de siempre… “Yo tenía mucho, tenía a mis hijos, y estábamos muy unidos. Aunque no era consciente de tener tanto. Me parecía normal tener toda esa felicidad… Hasta que una Cuaresma, haciendo oración, dije: «Señor, si ya se ha ido mi marido… ¿Qué más puedo darte?» Y lo oí claramente; el Señor me dijo: «No hace falta que me des nada, déjalo todo y vente conmigo».

Me quedé como María, un poco impactada. Dije: «¿Cómo va a ser eso?» El día de jueves Santo, en la Hora Santa en la parroquia se leyó el pasaje del prendimiento de Jesús y el último versículo dice: «Y todos los discípulos, abandonándole, huyeron». Y yo, que soy, de Zaragoza, como Agustina de Aragón, dije: «Yo no te abandono, Señor. Y aquí estoy.

Cuenta que el día que iba a hacer su profesión solemne, uno de sus nietos preguntó: «Entonces, si la abuelita se casa con Dios, ¿Dios va a ser mi abuelito?»

Tienes que leer el artículo completo en este enlace de Portaluz