«Nací en una familia misionera»

El 21 de octubre la Iglesia celebra el Domund, un día en que, de forma especial, los cristianos rezan por las misiones y los misioneros.  Este año su lema, ‘Cambia el mundo’, nos recuerda que es posible un cambio a mejor, profundo y real.

Iglesia en Aragón entrevista a Miguel Taboada, misionero de Zaragoza y asegura que “los cristianos tenemos que sentirnos protagonistas de este cambio“.

Miguel, ¿cómo surgió esa inquietud de irte a la misión? Yo soy el segundo de seis hermanos y nací en una familia misionera. Lo que marcó mi vocación misionera fue la oración en familia. Todas las noches rezábamos con la palabra de Dios y eso ha ido poco a poco forjando en mí la convicción de que rezar es tan importante como alimentarse.

¿En qué tenemos que despertar los cristianos españoles? En lo que más insisto es en el protagonismo de cada uno en la misión. Todos somos misioneros, no solo el que coge la maleta y se va a Africa. Cada cristiano debe asumir el protagonismo y la responsabilidad de la misión. Muchos cristianos van a la iglesia como si fueran al cine, y eso no está bien. Todos tenemos una misión, Dios necesita nuestras manos, nuestros pies, nuestra boca para seguir vivo entre nosotros. Los cristianos tenemos, como dicen en Brasil, que “vestir la camisa”, sentirnos protagonistas de este cambio que la Iglesia necesita.

La entrevista es más extensa y te invito a leerla en este enlace de Iglesia en Aragón