La amistad con los misioneros me cambió la vida

En la página web de Obras Misionales Pontificias se pueden leer muchos testimonios de personas que han podido tener una vida mejor y conocer a Cristo, gracias a tantos misioneros religiosos o seglares que lo han dejado todo para dedicarse a los más necesitados.

En uno de ellos os cuenta la historia de Aria Maka, de 19 años, que vive en Albania. Hijo de padres católicos siempre ha ido a Misa, pero nada más, no estaba integrado en la iglesia. Cuando llegaron los Misioneros Redentoristas a su ciudad, le invitaron a participar de las actividades de la comunidad y entonces empezó sentirse acogido, valorado y le cambió la vida.

El verano pasado los misioneros me ofrecieron ir a Granada, a una misión internacional de jóvenes redentoristas de todo el mundo; allí tuve un encuentro muy especial con Cristo en la catedral de Granada que cambió mi vida.

Pero entra en este enlace para conocer toda la historia de este jóven: OMP