Propósito: Nunca volveré a insultar a nadie»

«Para ofender la inocencia de un niño basta una frase inoportuna. Para herir a una mujer puede bastar un gesto de frialdad. Para romperle el corazón a un joven es suficiente negarle la confianza. Para aniquilar a un hombre basta ignorarlo. La indiferencia mata». Son palabras del Papa Francisco en su última audiencia general que dedicó a quinto mandamiento: No matarás.

«Ante el tribunal de Dios, también la ira contra un hermano es una forma de homicidio. También el insulto y el desprecio pueden matar. Y nosotros —añadió Francisco—estamos acostumbrados a insultar, y Jesús nos lo dice: detente, porque el insulto hace daño, mata.

“Nunca volveré a insultar a nadie”. Sería buen propósito. Jesús nos dice: mira que, si tú desprecias, si tú insultas, si tú odias, esto es homicidio».  Muchas veces «mientras esperamos que venga el sacerdote a decir la misa, se platica un poco y se habla mal de los demás. ¡pero esto no se puede hacer!

Te recomiendo que leas el artículo completo de Vatican Isider porque todo lo que ha dicho el Papa es muy importante.