San Óscar Romero: «Si algo me sucede estoy dispuesto a todo»

Hoy han sido elevados a los altares siete nuevos santos, entre ellos el salvadoreño Monseñor Óscar Romero. Un disparo acabó con su vida, mientras celebraba misa en la capilla del hospital Divina Providencia de la Colonia Miramonte, el 24 de marzo de 1980.

En una entrevista que le hicieron en 1977 le preguntaron: “¿Usted tiene miedo que lo maten, como lo mataron al padre Rutilio Grande?”. La contestación es sugestiva: “Miedo propiamente no, cierto temor prudencial sí pero no un miedo que me inhiba, que me impida trabajar. Al contrario, creo que muchos me dicen que debo cuidarme un poco, que no debo andar exponiéndome, pero yo siento que mientras camine en el cumplimiento de mi deber, que me desplace libremente a ser un pastor de las comunidades, Dios va conmigo y si algo me sucede, estoy dispuesto a todo”. Se lo nota tranquilo a Óscar Arnulfo Romero mientras pronuncia estas palabras. Verlo con tal serenidad impresiona.

Una persona enamorada de Dios y dispuesta a cumplir Su voluntad. En este enlace de Vatican Insider puedes conocerlo un poco mejor.