Esta mañana nos levantábamos con las tremendas noticias de las inundaciones en las Islas Baleares y en concreto en Llorenç.

A la vez conocíamos que Rafa Nadal ponía sus instalaciones deportivas al servicio de los afectados pero horas después nos sorprendía con un chándal azul, quitando el barro que ha inundado calles y casas.

VAMOS RAFAAA!!!.

 

 

Artículo anteriorAmor de unos padres
Artículo siguiente¿Confías…?