No hay edad para la vocación

Aciprensa publica el siguiente testimonio que nos demuestra que Dios puede llamar a cualquier edad:

Acompañado de su hijo y de sus tres nietos, Giuseppe Mangano, un viudo de 71 años de edad, fue ordenado sacerdote en la Catedral de Bologna (Italia).

En declaraciones a TV2000, el P. Mangano relató que “el Señor llama muchas veces. Yo bromeando digo siempre que ‘el Señor me llamaba, me agarraba de los pelos pero yo me escapaba’”, en referencia a que en su juventud estudió algún tiempo en el seminario.

Visiblemente emocionado, el sacerdote recordó que su esposa “fallecida hace diez años, me alentó para seguir el diaconado, aunque murió antes de que fuera diácono. Ella estaba enferma hace mucho tiempo y cuando ya estaba muriendo me dijo también que podía ser sacerdote, así que me sometí al discernimiento del Arzobispo”.

Efectivamente, Giuseppe Mangano recurrió a Mons. Matteo Zuppi, Arzobispo de Bologna, quien aprobó su ordenación sacerdotal. “Mi director espiritual hace 30 años me dijo que recibiría los siete sacramentos”, dijo el presbítero.

El domingo 16 de septiembre el nuevo sacerdote celebró su primera Misa en la parroquia de San Pietro in Casale, en la que agradeció a un grupo de amigos de la localidad de Corato, donde nació, por haberlo acompañado en la ordenación.

El P. Mangano sueña con una Misa en la que puedan estar presentes sus nietos: Francesca de 15 años, y los gemelos de 10, Vasco y Giuseppe. “No será una celebración eucarística como las otras. Estoy emocionado de solo pensarlo”, dijo el sacerdote.

Francesco Mangano, hijo del P. Giuseppe y padre de los tres niños, dijo que su papá no es “una persona que se jubile o se quede en la casa sin hacer nada”.

“Nunca ha sido así, siempre ha tenido algo que cultivar, primero que nada la fe. Por eso veo bien que haya escogido el camino que sigue ahora aunque tenga esa edad”, destacó.

Este artículo también puedes leerlo aquí: Aciprensa