El Espíritu Santo sigue actuando

Tenemos que daros la feliz noticia que nos ha transmitido un seguidor nuestro. Tenemos que dar muchas gracias a Dios y pedir por todos los religiosos y para que haya muchas vocaciones:
Hoy, sábado 8 de septiembre, ha tenido lugar la solemne profesión religiosa de la hermana Loreto del Cor de Jesús, de la familia Solà Mejías, que hace varios años entró en el convento de las carmelitas descalzas de Vic, la orden que fundó Santa Teresa de Jesús y que abrió el convento en Vic (Barcelona) el 1 de enero de 1638.
Loreto proviene de una familia numerosa de 7 hermanos, donde creció y recibió la fe de sus padres, que se mantuvo y maduró dentro del seno de una comunidad neocatecumenal de la parroquia de San Luis Gonzaga de Barcelona. Siendo todavía una niña recibió la llamada del Señor para entrar en un monasterio y consagrarse a El, y tras unos años de espera y discernimiento, y una vez finalizados los estudios, con la solicita ayuda de su familia y comunidad, entró finalmente en el convento de las carmelitas descalzas de Vic, donde vive una comunidad religiosa con una fe y entrega ardientes al Señor, y que está suscitando numerosas vocaciones al haber entrado ya varias chicas provenientes de las comunidades del Camino Neocatecumenal en Cataluña, una iniciación cristiana donde muchos jóvenes están re-descubriendo el amor de Dios y sienten la llamada a la vocación de la vida consagrada, ya sea dentro de un monasterio contemplativo, sea en órdenes de vida activa, como laicos o laicas célibes para la misión o al sacerdocio.
Se estima actualmente que en las últimas décadas más de 8.000 hermanas procedentes del Camino han entrado en órdenes religiosas, muchos de ellos conventos de clausura en todo el mundo, y 10.000 se han ordenado sacerdotes, de los cuales cerca de 3.000 en los Seminarios misioneros Redemptoris Mater que se abrieron hace 30 años para la nueva Evangelización, y que son fruto de la acción del Espíritu Santo en la Iglesia, como recordaba San Juan Pablo II, que sigue soplando y suscitando carismas y realidades para llevar y vivir el Evangelio en el mundo de hoy.