Muchos equipos de fútbol han vuelto a los entrenamientos, a los campos de fútbol, preparando la nueva temporada.
Nosotros, aunque estemos de vacaciones, también tenemos que prepararnos para el nuevo curso donde se presenta un desafió impresionante: amar y enseñar a amar. Para este reto también tenemos que entrenar y ahora es un momento muy bueno: propicio.

Artículo anteriorSofía Loren: «Este Papa ayuda grandemente a la fe de las personas «.
Artículo siguienteEl Papa a los monaguillos: La santidad es mezcla de acción y contemplación