El Grupo ‘The Sun’: del Punk-Rock a la fe católica

Os ofrecemos una entrevista – testimonio que muy interesante, dentro del mundo del rock, a través de Camino Católico:

A medio camino de los 20 años de existencia de la banda, su punto de inflexión no tuvo nada que ver con la música: se trata del cristianismo de Lorenzi, después de haber sido rechazado desde que era joven, al igual que sus compañeros del grupo también lo fueron. Hoy, le dice a Zenit“ya no podría hacer música sin ser guiado por la fe”.

De hecho, The Sun ya actuó en la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro (2013) y Cracovia (2016). Y antes de eso, por invitación del Cardenal Gianfranco Ravasi, había participado en la Asamblea Plenaria del Consejo Pontificio para la Cultura sobre las Culturas Juveniles Emergentes. El 11 de agosto, en el Circus Maximus en Roma, se espera que el grupo actúe en el transcurso de “Aquí estamos”, una reunión de jóvenes italianos con el Papa Francisco antes del próximo Sínodo sobre la Juventud.

The Sun es actualmente considerado el grupo de rock más de moda de inspiración católica, en Italia y más allá en el mundo.“Somos rockeros atípicos, ¡pero afortunadamente lo somos! ¡Porque nuestras vidas están llenas de alegría, amor, y plenitud!”: dice Francesco Lorenzi, hablando en su nombre y en el de sus compañeros. Él no oculta que dar testimonio de la propia fe está penalizado en el negocio de la música: “No nos convertiremos en U2, pero Dios ha liberado nuestras almas y nos da mucha alegría a través de nuestro trabajo”.

Deborah Castellano Lubov entrevista en Zenit a Francesco Lorenzi, autor, cantante y guitarrista del grupo punk rock The Sun.

– Eres un músico y cantante que no oculta haber tenido una experiencia muy intensa: redescubrir la fe. ¿Qué te hizo perderla de vista?

– Cuando tienes 18-20 años y te encuentras viajando, tocando música punk junto a tus ídolos para poder decidir libremente tu vida y permitirte ser guiado por las experiencias que se te sugieren, es fácil perder el camino correcto. Los excesos, las ambigüedades sexuales, las drogas, pero también la vida en general en un mundo musical que excluía a Dios de la vida humana, nos alejaron de la Verdad y de nosotros mismos.

– En tu vida cotidiana, ¿qué relación existe hoy entre la fe y la música?

– Es una relación inseparable. Vivir un viaje de fe significa relacionar todo de tu vida a la luz de la Verdad, de Cristo. La música es una parte de mí, como un brazo o, más aún, mi corazón. No es importante que también sea mi profesión. Dios nos guía a vivir como una unidad todos los aspectos de nuestra vida; si hubiera en nosotros compartimentos estancos y divisiones, no sería un camino de Dios. Ya no podría hacer música sin ser guiado por la fe; Me dieron un regalo y es mi tarea usarlo para hacer el bien que pueda.

– Sin embargo, ¿es posible hacer música y ofrecer mensajes de fe?

– Frecuentemente me hacen esta pregunta. La música es un don de Dios, que el hombre puede decidir usar para el bien y la libertad, o para el mal y la esclavitud. En sí mismo, el rock tiene energía, fuerza, claridad, sencillez, y entusiasmo. Es un estilo de música perfecto para despertar las conciencias, para dar coraje, para decir cómo son las cosas. ¡Y hay muchos músicos que se comprometen a dar luz a través de la música rock!

– ¿Y los jóvenes siguen siendo receptivos a estos mensajes?

– Los jóvenes se han distanciado en parte de la Iglesia. Donde encuentran testigos creíbles y guías espirituales realmente satisfechos, los jóvenes se quedan, de hecho, se apresuran a la Iglesia. Sin embargo, debe haber algo muy cierto, constante, y real. Y la comunicación ya no se puede hacer de una manera trivial o no atractiva. Este es el desafío de hoy.

En estos últimos años hemos celebrado muchas reuniones en escuelas, con estudiantes adolescentes que a menudo nunca han escuchado el nombre de Jesús. En todos los casos, independientemente de su país de origen y extracción social, les conmovió nuestra historia y creen que expresamos nuestra fe con claridad. Esos estudiantes a menudo nos escuchan durante horas en silencio y al final están llenos de preguntas: necesitan encontrar una dirección concreta en un mundo que propone ejemplos únicamente superficiales, falsos o inalcanzables. Los jóvenes son receptivos si se los estimula de la manera correcta. Nuestro deber, como el de cualquier adulto, es darles un ejemplo positivo y real, protegiendo su crecimiento viviendo nuestra vida en la verdad. El ejemplo es todo.

– Como un grupo de rock, The Sun está lo más lejos posible del típico estilo de vida de un rockero, una vida llena de excesos, de transgresiones… como rockero, ¿te sientes algo atípico?

– Sí, de hecho hoy somos rockeros atípicos, pero ¡gracias a Dios porque nuestras vidas están llenas de alegría, de amor, y plenitud!

Somos muchachos cristianos que se involucran en el rock. Ejemplos de este tipo fueron muchos en la historia de la música, también en niveles elevados; basta pensar en nuestro muy querido Johnny Cash (que también tuvo excesos, pero también una vida llena de amor a Dios) o de U2, por mencionar solo dos. Un artista ciertamente genera más noticias y sensaciones que mueren a causa de las drogas o que llevan una vida imprudente en comparación con uno que promueve constantemente un estilo de vida simple e iniciativas beneficiosas. Sin embargo, esto sucede, desafortunadamente, porque antes que nada los medios siguen llenándonos principalmente con ejemplos negativos, también en música, bajando constantemente el nivel de calidad de los contenidos propuestos a las masas; a pesar de esto, la belleza y la Verdad salvarán al mundo.

– Pero, ¿por qué en el mundo de la música rock está la imagen del rockero “malo” (“rocker maledetto“) tan popular?

– El hecho de que la creciente notoriedad lleve a tener acceso a oportunidades inesperadas y, al mismo tiempo, lleve a los artistas a estar rodeados de personas que están con ellos por interés y conveniencia, sin duda juega un papel importante.

Tener relaciones profundas y verdaderas, enraizadas en la caridad de la verdad, es muy importante, especialmente cuando tienes éxito. Sin estos, es fácil ceder a las tentaciones, especialmente si uno no vive seria y constantemente la batalla espiritual todos los días. También hablaré de esto en mi nuevo libro.

Al mismo tiempo, hay que decir algo más: en los años 60 y 70 la expresión musical fue el fruto de una experiencia de una vida intensa, tal vez trágica, quizás difícil y compleja. De esas experiencias también nacieron las canciones como un grito al mundo. En esos casos, los rockeros estaban ciertamente “malditos”, pero debido a que ya habían vivido una vida inquieta y, cuando alcanzaron la notoriedad, cayeron fácilmente en excesos. Hoy en día, en cambio, la moda es mayor en función de la ausencia de raíces.

– En el mundo de la música rock, ¿es posible vivir y atestiguar la fe sin perder algo en términos de visibilidad, clics de “me gusta”, oportunidades de carrera?

– Hoy también estamos muy contentos con nuestra carrera. No nos convertiremos en U2, pero Dios ha liberado nuestras almas y nos da mucha alegría a través de nuestro trabajo.

Cuando uno habla de perder algo, siempre es útil comprender lo que se ha ganado al mismo tiempo, porque de lo contrario uno solo toma en consideración un lado de la medalla. Nuestro testimonio de fe ciertamente nos penaliza en el mundo de los negocios de la música. Por lo tanto, uno necesita mucha paciencia, mansedumbre y resistencia porque frecuentemente debemos demostrar nuestro valor doblemente más que otros. Y, a pesar de esto, muchos medios de comunicación, apoyados por grupos específicos de poder y de interés, nos excluyen en cualquier caso a priori. A pesar de esto, aprendimos hace mucho tiempo a llevar adelante nuestro camino artístico, sin “distraernos” por lo que está sucediendo (o lo que no sucedió) a nuestro alrededor. Y si miro hoy lo que es The Sun, y cuánto ha sido generado por nuestras elecciones, cuántas vidas han cambiado y han renacido gracias también a nuestra música, ¡puedo asegurarles que realmente no nos falta nada!

Aquí puedes leer el artículo completo: Camino Católico