Cari y Esther: mártires de vida

La agencia SIC se hace eco del documental que se ha elaborado para dar testimonio del martirio de Cari y Esther, misioneras tiroteadas en Argel:

El Papa Fran­cis­co apro­bó el pa­sa­do sá­ba­do 27 de enero el de­cre­to de bea­ti­fi­ca­ción de las re­li­gio­sas agus­ti­nas mi­sio­ne­ras Ca­ri­dad Álva­rez Mar­tín y Est­her Pa­nia­gua Alon­so, ase­si­na­das en 1994 en Ar­gel, jun­to a la de los otros 17 sa­cer­do­tes y re­li­gio­sos que mu­rie­ron en­tre 1994 y 1996 en Ar­ge­lia. El San­to Pa­dre re­co­no­ció el mar­ti­rio de las dos es­pa­ño­las y el res­to de cris­tia­nos que mu­rie­ron du­ran­te los años más du­ros de la Gue­rra Ci­vil ar­ge­li­na.

Con este mo­ti­vo, la Ofi­ci­na de co­mu­ni­ca­ción de la Or­den de Agus­ti­nos Re­co­le­tos pu­bli­ca este mar­tes el do­cu­men­tal Cari y Est­her, Már­ti­res de vida que re­co­ge los tes­ti­mo­nios de los Su­pe­rio­res ge­ne­ra­les de la fa­mi­lia agus­ti­nia­na y de las per­so­nas que vi­vie­ron de cer­ca la muer­te de las dos re­li­gio­sas. En algo más de 25 mi­nu­tos, el re­por­ta­je mul­ti­me­dia re­cuer­da con sus pro­ta­go­nis­tas el dis­cer­ni­mien­to que rea­li­za­ron las agus­ti­nas mi­sio­ne­ras los días pre­vios a su ase­si­na­to, el día de su muer­te y el sig­ni­fi­ca­do que tuvo para toda la fa­mi­lia agus­ti­nia­na y la reac­ción que su­pu­so el anun­cio de la bea­ti­fi­ca­ción.

Ma­ría Je­sús Ro­drí­guez, Su­pe­rio­ra pro­vin­cial de la Pro­vin­cia San Agus­tín de las Agus­ti­nas Mi­sio­ne­ras, acom­pa­ña­ba a Cari y Est­her en el ca­mino que rea­li­za­ron des­de la co­mu­ni­dad en la que vi­vían has­ta la ca­pi­lla a la que acu­dían a la eu­ca­ris­tía y en cuya puer­ta fue­ron aba­ti­das a ti­ros. En pri­me­ra per­so­na cuen­ta cómo vi­vie­ron las dos re­li­gio­sas los días pre­vios a su muer­te, siem­pre “con ale­gría y sen­ci­llez”.

“Solo es­cu­cha­ba dos nom­bres: Cari y Est­her”

De­ci­die­ron con­ti­nuar en Ar­gel pese a la ex­tre­ma vio­len­cia que se es­ta­ba pro­du­cien­do. Ma­ría Je­sús Ro­drí­guez re­cuer­da cómo fue aquel 23 de oc­tu­bre. “Cuan­do lle­gó Est­her, le di­ji­mos que era el Do­mund y que todo el mun­do es­ta­ría re­zan­do por no­so­tros”, cuen­ta. “Una de ellas dijo va­mos en pa­re­jas de dos, como re­co­mien­da la em­ba­ja­da”. Cari y Est­her sa­lie­ron pri­me­ro.

“Cuan­do ya es­tá­ba­mos a es­ca­sa­men­te 100 me­tros (…) oí­mos dos dis­pa­ros. Yo me que­dé so­bre­sal­ta­da (…). Nos sor­pren­dió que la gen­te des­de las te­rra­zas nos de­cía ‘her­ma­nas, re­gre­sen a ca­sa’ (…). Cuan­do en­tra­mos en esa casa, par­te del com­ple­jo de la igle­sia, oí­mos llo­rar. Pedí que nos die­ran algo para ver por en­ci­ma de la ta­pia. No veía nada pero sí lo su­fi­cien­te para es­cu­char el llan­to, para gri­tar qué pa­sa­ba y para es­cu­char so­la­men­te dos nom­bres: Cari y Est­her”.

Los prio­res ge­ne­ra­les de la Or­den, des­ta­can la im­por­tan­cia que ha te­ni­do el tes­ti­mo­nio, la muer­te y la bea­ti­fi­ca­ción de las dos mon­jas. “Para la fa­mi­lia agus­ti­nia­na es muy im­por­tan­te por­que son dos her­ma­nas, nos uni­mos mu­cho en el do­lor (…). Su­po­ne que dos her­ma­nas, vi­vien­do nues­tra es­pi­ri­tua­li­dad lle­guen a ser bea­tas”, dice Ale­jan­dro Mo­ral. Por su par­te, Mi­guel Miró afir­ma que “es un tes­ti­mo­nio que nos lle­na de es­pe­ran­za, de ale­gría y que nos lle­na de vida”.

En este sen­ti­do, Ja­vier Pi­paón, que era Prior ge­ne­ral de los Agus­ti­nos Re­co­le­tos en 1994, re­cuer­da que “no cau­só ale­gría pero, des­pués de la tris­te­za y del su­fri­mien­to, sí es un he­cho que con­for­ta en la vo­ca­ción de to­dos no­so­tros”.

El artículo completo puedes leerlo aquí: Martirio en argel de agustinas misioneras