Cuentan que Jesús dio a sus tres apóstoles favoritos lo que más quería. A San Juan su Madre, a Pedro la Iglesia y a Santiago: España.

La fiesta del apóstol Santiago es un ejemplo de lo que meditábamos en la pasada meditación: no hay salvación que no venga por medio de la Cruz. En el encuentro, entre la madre de los Zebedeos y Jesús, se hace la pregunta definitiva: ¿Estáis dispuestos a beber el cáliz de yo he de beber? Todos conocemos la respuesta de estos hombres valientes y, en cierta medida, algo insensatos: si podemos.

Sin embargo la pregunta de Jesús nos plantea un gran interrogante: ¿Dios puede pedir a sus amigos sufrir? O mejor ¿Dios puede querer que no sea feliz? Antes de responder a esta pregunta no podemos olvidar que el deseo de felicidad es un deseo natural de todo hombre.

Artículo anteriorTelegrama del Papa tras los incendios en Grecia
Artículo siguienteEl Papa Francisco visita a los cerveceros de Messina