La diócesis de Vitoria ha tenido la suerte de poder contar con el Padre Jacques Philippe,  autor de, entre otros libros, «La libertad interior», «La paz interior» o «Tiempo para Dios» que os recomiendo vívamente. Así nos lo cuentan en la propia web de la diócesis

Los días 23 y 24 de junio, la Diócesis de Vitoria vivimos dos intensas jornadas de la mano del conocido y reputado sacerdote francés Jacques Philippe bajo el título “¿Cómo estar abiertos a la acción del Espíritu Santo?”.

Durante estos dos días, más de 300 personas llenamos el Aula Magna del Seminario de Vitoria para asistir a las seis meditaciones —de una hora cada una— bajo la guía del padre Philippe. Sus palabras fueron llenando nuestras inquietudes que, poco a poco, nos iban conduciendo para saber cómo actúa la gracia del Espíritu si seguimos una serie de pautas para abrirnos a ella.

Esas pautas las dividió en nueve actitudes, todas ellas ligadas entre sí:
  • La importancia de la Oración, asegurando que un cristiano que no reza es un cristiano en peligro.
  • La siempre Confianza en Dios pese a las turbulencias o los golpes de la vida.
  • La Humildad de corazón, poniendo como ejemplo a María, Madre de Jesús, con su sí incondicional a los planes de Dios.
  • La Obediencia al Señor, pues es Él quien garantiza nuestra libertad: “no se haga mi voluntad sino la tuya”.
  • Mantener la Paz; el Señor nos invita a que “nada turbe nuestro corazón”. Solo cuando estemos en paz, tendremos un correcto discernimiento.
  • El Desapego a las cosas o a proyectos personales. Saber que existe la posibilidad de un cambio en libertad y sin necesidad de vivir anclado.
  • Vivir el Hoy, el momento presente. No atormentarnos por el pasado y confiar en la Divina Providencia. Cada día tiene lo suyo y eso nos basta.
  • Ser Agradecido y vivir en una constante acción de gracias nos abre de lleno al Espíritu Santo.
  • Y por último, el Perdón, siendo este un bien que no solo se hace a los hermanos y sino también a nosotros mismos.
En definitiva, abrirse a la acción del Espíritu Santo nos cambia el corazón, dándonos uno nuevo y, lo más importante, nos enseña a amar como Dios ama. Llegados a este punto, somos conscientes de que el Señor actúa a través de nosotros, encontrando así la autentica libertad, renovándonos y santificándonos.

A modo de conclusión, y recogiendo palabras de muchos de los asistentes, las jornadas fueron un precioso momento para buscar un crecimiento en la fe y una invitación a acoger la gracia del Espíritu Santo. Un paso más en nuestro caminar cristiano donde vemos la cálida paternidad de Dios y la alegría de ser parte de una Iglesia que invoca al Espíritu Santo en su día a día, en lo grande y en lo pequeño.

Aquí podéis ver el vídeo de la primera meditación:

 

 

Aquí podéis acceder a la fuente original: ¿Cómo estar abiertos a la acción del Espíritu Santo?

Artículo anteriorMi sitio lo he encontrado en Regnum Christi
Artículo siguienteEl obispo de Getafe invita a los jóvenes que se van de misión a ponerse en manos de Dios