La fe de un futbolista del Mundial de Rusia

La trayectoria de Jakub Blaszczykowski (Czstochowa, 1985) para llegar donde está hoy no ha sido fácil. El jugador polaco disfrutará en Rusia de su debut mundialista, pero Kuba,- el diminutivo polaco de Jakub- tuvo que superar una infancia trastocada por un drama familiar.

Cuando apenas tenía 11 años presenció, junto a su hermano, el asesinato de su madre a manos de su padre.

Con ayuda de su abuela poco a poco fue dejando atrás el oscuro pasado que le tocó vivir.Motivado por su tío, Jerzy Brezczec, ex capitán de la selección polaca, Kuba retomó la ilusión perdida por el fútbol tras el trágico suceso.

Huérfanos de repente, y en un estado de shock del que les costó mucho tiempo salir, tanto Jakub como su hermano Dawid, fueron acogidos y educados por su abuela, una persona clave en su vida. Era una profunda devota católica y les transmitió la fe sabiendo que podría ser de gran ayuda para ellos. No se equivocó. Rezaba con sus nietos, iban a misa juntos y les inculcó la costumbre de leer diariamente la Biblia, algo que a día de hoy sigue haciendo el futbolista internacional polaco.

Su abuela le enseñó ser agradecido y a dar gracias a Dios pese a la historia que tenía. Ahora es una institución en su país, siendo una personalidad muy involucrada en las obras de la Iglesia y que públicamente ha defendido el catolicismo, siendo rostro de la campaña “Yo no me avergüenzo de Jesús”.

De hecho, su catolicismo ha sido citado durante los días previos al mundial debido a esta especie de cruzada antirreligiosa. Reza antes de cada partido y cuando mete gol siempre se arrodilla y señala al cielo. Cada tanto se lo dedica a su madre, de la que dice que está ya en el cielo junto al Señor.

Actualmente, casado y padre de una hija, Jakub colabora asiduamente con Cáritas Polonia. De hecho, organiza partidos entre sacerdotes y deportistas de élite para lograr fondos para ayudar a las personas más necesitadas. Cada año además dona camisetas firmadas y otros objetos a organizaciones católicas, que a su vez las subastan.

En este vídeo el Padre Patxi Bronchalo, nos cuenta su historia

Si quieres leer más sobre este gran jugador puedes hacerlo aquí: La fe de un futbolista del Mundial de Rusia