Celebramos once nuevas ordenaciones sacerdotales

Os podemos contar con inmensa alegría que ayer, 23 de junio, se celebraron Ordenaciones Sacerdotales en diferentes diócesis españolas.

La Diócesis de Córdoba cuenta ya con dos nuevos sacerdotes, todo un regalo de Dios.En la homilía, el Obispo recordó a los nuevos ordenados que “a partir de hoy no os pertenecéis, habéis dado vuestra vida al Señor, sois propiedad suya para el servicio del pueblo de Dios”, D. Demetrio Fernández resaltaba que “hoy es el final de un itinerario y el comienzo de una nueva vida”. Dirigiéndose a los nuevos sacerdotes, les explicó que en este día han sellado “un pacto de amor para siempre” y que deben de alimentar ese amor para poder decir sí al Señor cada día. El prelado no quiso pasar por alto el “sí” de los seminaristas, a los que felicitó en este día tan especial, apuntando que “necesitamos sacerdotes”, por lo que animó a todos aquellos que han sentido la llamada pero aún están dudosos en su respuesta, a que no duden.

En la Archidiócesis de Sevilla se ordenaron siete nuevos sacerdotes. Todos coinciden en que el sacerdocio es una elección libre que, “como cualquier decisión en la vida, implica una renuncia”, explica Salvador. Sin embargo, esta renuncia “no la vives como una pérdida –apunta Francisco-, sino que uno siempre sale ganando y tienes la certeza de que estás trabajando por el Reino de Dios”. Porque la del sacerdocio es una vocación “con la que buscamos nuestra felicidad –igual que otros la buscan en el matrimonio y la familia- y gracias a la cual crecemos en nuestra fe”, añade Álvaro.

No son muchos los consejos que les han dado estos últimos días a los ordenandos, sin embargo, sí son muchos los que les han pedido “ser sacerdotes fieles y humildes” , “que no perdamos la alegría”.  También “que seamos pastores con el Corazón de Cristo”.

También está de enhorabuena la Diócesis de Cuenca que también cuenta, desde ayer, con dos nuevos sacerdotes.

En toda la Iglesia estamos de enhorabuena ante la llegada de nuevas vocaciones sacerdotales que tanta falta hacen. Damos gracias a Dios y rezamos para que sean muy fieles y vivan siempre muy enamorados de Cristo.

Si quieres saber más de estas ordenaciones puedes leer aquí: Archidiócesis de Sevilla

Diócesis de Córdoba