El primer «paseador» de personas

ABC nos presenta una muy buena idea para ayudar a nuestros mayores , hacerles compañía, porque  muchas veces se encuentran muy solos. ¿Te animas a poner esta idea en marcha?

Chuck McCarthy era un actor desempleado en Los Ángeles (California) cuando tuvo una idea feliz para ganar un dinero extra: cobrar por pasear personas, hablar y, sobre todo, escuchar. Surgió casi como una broma, pero cuanto más pensaba en ello, menos locura le parecía. Y el tiempo le ha dado la razón. Ahora McCarthy vive de aquella idea. Por 30 dólares a la hora, proporciona una buena caminata, respirando aire fresco por los alrededores de su ciudad, además de ejercicio y buena compañía. Este ex actor barbudo parece haber dado con las necesidades de una buena parte de la población de Los Ángeles. En su página de Facebook «The people walker» recibe cientos de mensajes.

«¿Necesitas motivación para caminar?», «¿Tienes miedo a caminar solo por la noche? «¿No quieres que la gente te vea pasear solo y asumes que no tienes amigos? o «¿No te gusta escuchar música y te da miedo enfrentarte a tus propios pensamientos en soledad?» Muchos estadounidenses solitarios, curiosos y hasta aventureros han respondido sí a estos planteamientos más o menos elevados y McCarthy ha tenido que reclutar a otros «paseadores» para hacer frente a su creciente demanda.

El mejor ejercicio

Caminar es uno de los mejores ejercicios para el organismo, válido a cualquier edad. Disminuye la presión arterial, el colesterol, mejora la capacidad pulmonar y la síntesis de vitamina D.

Aunque estos «paseadores» de personas ofrecen mucho más que un entrenamiento personalizado. Entrenan también el alma y luchan contra la soledad de las grandes ciudades. «Yo creo que es terapéutico, la gente desnuda sus almas mientras caminan y este ejercicio es mejor que la relación que pueden conseguir en las redes sociales. Intento escuchar más que hablar», contaba McCarthy en una entrevista en el diario británico «The Guardian».

La noticia original puedes leerla aquí: El primer paseador de personas