Me encontré con Jesús y cambió mi vida

Dios siempre está ahí, nunca nos abandona, aunque parezca oculto, está a nuestros lado dándonos su cariño y oportunidades constantemente. Éste es un testimonio que puedes encontrar en la web de la comunidad Siervos de Cristo Vivo donde podrás comprobarlo:
Amados hermanos en la Fe de Nuestro Señor Cristo Jesús, la que os escribe ahora ya no es la misma persona de hace un tiempo atrás, Gracias a Dios.
Me cuesta empezar a dar testimonio de las maravillas que Dios ha hecho en mi porque son éstas amplias y tan milagrosas que se me agolpan los sentimientos de Gozo y agradecimiento a Nuestro Señor y esa gran alegría de alguna manera me impide expresarme como yo quisiera. Por otra parte me da la impresión de que aunque les escriba cientos y cientos de líneas nunca podré expresar al mundo este agradecimiento del que os hablo.
Con la ayuda de Dios y de su Espíritu Santo comienzo a decirles que tengo 36 años, hace 19 meses mi situación personal era penosa, terrible y desesperanzada.
En mis años de más temprana juventud, haciendo caso omiso a los bien intencionados consejos de mis padres me lancé con soberbia y autosuficiencia a los brazos del mundo, un mundo feroz que está a la espera de que víctimas como yo caigan en las garras de la maldad.
Dicen que siempre fuí una chica inteligente, creí yo, que esa inteligencia me iba a salvar de todo y podría comerme el mundo y beberlo en dosis que yo misma racionaria, creí que podría vivir a mi placer, a mi gusto y triunfar sin que ningún obstáculo me lo impidiese pero…
me equivocaba.
Mi soltura y mi afirmante independencia de todo y de todos me llevaron poco a poco al mundo de las drogas y el alcohol, durante años miné mi vida de substancias que me llevaron finalmente a la locura. Las experiencias vividas durante esos años son tan patéticas e infames que no las voy a relatar detalladamente …
Hace tan sólo 19 meses yo era basura, un muerto viviente, un ser con el espíritu aniquilado, mi cabeza estaba llena de ideas terribles, opresoras, autocastigadoras, acusadoras y tenebrosas. Sentía la presencia de sombras oscuras y espesas que me acompañaban y alguien malo dentro de mí me decía que yo debía desaparecer, aniquilarme, quitarme de enmedio por indigna y yo así lo creia.
Lo creía pero me resistía, y en esta enfermedad del alma donde todo era un abismo a mi alrrededor decidí, tuve fuerzas para un buen día hace ya 3 años, ahora el 14 de Febrero, dejar las drogas y el alcohol. En la asociación de alcohólicos rehabilitados encontré mucho apoyo por parte de los psicólogos, otros profesionales y compañeros. Todo ello me sirvió para recuperar en buen grado mi autoestima si tenemos presente que hasta ese momento ésta brillaba por su ausencia.
Por esa época yo tenía un bebé con mi novio, viviamos juntos en un pequeño apartamento. Mi salida de las drogas me dió motivos para seguir adelante y luchar por mi hija y por la persona a la que yo amaba, mi novio. No tuve nunca ninguna recaida con las drogas y el alcohol y les puedo decir que lo pasé muy mal pero estaba contenta de haber logrado algo después de tantos años de fracasos, así que ésto para mí era un logro.
Pero todo seguía fallando, mi mente despotricaba cosas inmundas, no me atrevía a mirarme al espejo porque me veía muy fea, realmente lo que veía fea era mi alma y nunca salía de casa sin maquillarme como una muñeca para esconder mi verdadera mirada. Caí en una depresión profunda y el abismo del que os hablaba antes era cada vez más profundo y con más poder engullidor. Mi cabeza iba a estallar. Recibía en mi interior acusaciones de todo tipo…
Muchas veces pensaba la manera de quitarme la vida y aunque como podéis comprobar nunca lo hice, para los efectos era casi lo mismo, porque mis culpas me tenían fuera de la vida, aquello no era vida…
Empecé a ir a una psicóloga pero ella no pudo solventar mi problema de angustia existencial, aquel vacío que se me tragaba.
Un día, un 20 de Julio de 2001, vine al trabajo y me conecté a la red, a los salones de chat de msn, no sabia donde entrar, ya todo me parecía tan basura como yo, tan falso como yo, tan hipócrita como yo, tan absurdo como yo, tan desesperanzado como yo.
Entonces entré en el apartado de Religión, aquello que yo siempre tanto odié, critiqué y juzgué. Miré los salones y vi uno que se llamaba «La Verdad», tuve dos pensamientos simultáneos, por una parte pensé que vaya engreimiento quien se considerase en poder de la Verdad y por otra pensé que eso era lo que yo necesitaba, saber la Verdad, la Verdad de mi vida.
Cuando entré el anfitrión me saludó diciendo: «Jesús te ama». Me quedé muy parada, paralizada, ¿a mi me amaba alguien?. «Tus pecados han sido perdonados», me quedé más estupefacta y encogida todavía ¿quién era aquel que podía perdonar mis pecados? si mis pecados eran imperdonables!!!. Con orgullo y rehaciéndome le conteste a aquella persona que yo no tenía pecados (porque no era creyente practicante y para mi el pecado era un invento de la Iglesia), me dijo que «En la Sangre Preciosa de Jesus hay Poder para perdonar los pecados». Entonces, de repente y en cuestión de milésimas de segundo me entraron una ganas de llorar terribles !!en mi trabajo!! y sin importarme nada ni nadie empecé a llorar como debió de llorarle Maria Magdalena al Señor, de repente todo se hizo silencio y la atmósfera cambió a mi alrrededor y al alzar mis ojos hacia arriba, frente a mi, (no en la pantalla del ordenador) estaba Jesús, Vivo y Glorificado, mirándome con una dulzura tal que no hay palabras para describirla, así como soy incapaz de describir su hermosura. Torrentes de ternura y Amor invadían mi alma y aunque El no me habló ví, sentí y comprendí como perdonaba todos mis pecados, cómo estaba sanando toda mi alma, de qué manera tan sobrenatural me estaba amando, queriendo, aceptando.
Yo seguía llorando como nunca más en esta vida se que voy a llorar, absolutamente desconsolada, pero El me consoló y no sólo eso, me sanó, me liberó y me transformó en sólo un instante. Quisiera que pudierais ver en mi alma la imagen que guardo de El porque no hay palabras, al menos yo no las tengo.
La visión pasó, El se fué pero ya me tiene para siempre. Cuando terminé mi trabajo a las 9 de la noche, fui a casa y le conté a mi novio lo que había sucedido, yo estaba pletórica, feliz como nunca, sorprendida, gratamente sorprendida, estaba que no cabía en mi piel. Por primera vez en mucho tiempo me miré al espejo, ojos con ojos, ahora si estaba bella, ahora si volví a ver a la niña, la joven, la mujer que en un principio fué creada y no aquel monstruo que hacía tiempo vivía en mí. El Señor me embellecío por dentro y por fuera. Durante unos 15 días viví con la chispa de aquel fuego abrasador que quemó mi corazon viejo para ser sustituido por uno nuevo.
Todo empezo a tener sentido para mi, el Cielo me parecía absolutamente maravilloso, el aire, las montañas, la gente, las sonrisas, todo, absolutamente tomó ahora un cariz que antes no veia. Mi novio, mi hija, mis padres y todo aquel que se cruzaba en mi camino se contagiaban de la fuente de agua viva que habia en mi interior. No sólo he sido yo la transformada, sino que mi familia y mi entorno tambien han experimentado esa bendicion.
9 meses después, Antonio y yo nos casamos, bautizamos a mi hija que contaba ya con 6 años y ahora estamos esperando un bebé que El Señor nos envía desde el Cielo.
Ahora lo comprendo todo, todo aquello que tanto perseguí y difamé, la Santa Iglesia Católica, la Palabra de Dios, los Sacramentos ahora todo viene a mi como si siempre me hubiera pertenecido. Sólo estuve perdida pero el Señor me salvó de una muerte segura.
Di bastantes vueltas antes de encontrar o de que El Señor me situase con mis otros hermanos cristianos, pertenezco a una comunidad Catolica Siervos de Cristo Vivo. Casa Magnificat a quien les debo también todo mi amor y consideración como hermanos, es aquel un punto de encuentro de hermanos que estan emigrados aqui en España de todas partes de Suramérica, estoy feliz.
Son tantas las cosas que me dejo en el tintero… tantos los pequeños testimonios que les contaría… pero toda esta gran bendición es tan inmensa que no pararía de escribir…
Si quieres leer el testimonio íntegro puedes hacerlo aquí: ME ENCONTRÉ CON JESÚS Y CAMBIÓ MI VIDA