Los católicos en Rusia: un testimonio de perseverancia

Ayuda a la Iglesia Necesitada nos hace partícipes de una entrevista a un misionero claretiano que nos muestra como se vive la fe en Rusia

Comienza el Mundial de Fútbol Rusia 2018, un acontecimiento deportivo que atrae la atención de millones de personas en todo el mundo. Pero, ¿quiénes componen la Iglesia católica en Rusia y cómo viven su fe los católicos rusos? A estas preguntas ha respondido Alejandro Carbajomisionero claretiano español actualmente párroco de la Parroquia San Miguel Arcángel de Murmansk.

Carbajo, que lleva destinado en Rusia desde hace 17 años comparte varios testimonios de la fe perseverante de los católicos rusos “una mínima minoría”, que han vivido durante décadas la persecución religiosa por parte del comunismo de la Unión Soviética. El misionero español es además aficionado al fútbol y fiel seguidor sobre todo de su equipo, el Real Valladolid.

¿Desde cuándo llevas en Rusia y cómo llegaste hasta allí?

Llegué en el año 2001. Fui ordenado sacerdote en marzo y en septiembre me destinaron en Rusia. Al principio vivía en San Petersburgo y años más tarde he ido alternando mi misión entre San Petersburgo y Murmansk, en el círculo polar ártico. Actualmente, desde octubre de 2017, soy el párroco de la Parroquia San Miguel Arcángel en Murmansk.

El invierno, afortunadamente, ya ha pasado en Murmansk, ¿no?

Si consideramos que ahora hace 2 grados sobre cero, se puede decir que sí, ya no es invierno. Lo cierto es que podría ser peor (entre risas). En Rusia, oficialmente, estamos desde el 1 de junio en verano. Además los jugadores de la Selección Española no se tienen que preocupar. En Krasnodar, donde ellos están, hace buena temperatura.

Llevas ya 17 años en este país, ¿quién compone la Iglesia católica en Rusia?

La base principal son personas que o bien han nacido en Polonia, Ucrania o Bielorrusia, o bien tienen familiares que durante la época de la Unión Soviética vinieron a Rusia a trabajar. Pero también hay personas que por propia petición han entrado en la Iglesia católica. A muchos les bautizaron de pequeños en la Iglesia ortodoxa rusa pero después de su experiencia de la Iglesia católica, optan por hacerse católicos. En total, el número exactamente no lo sé. . Aquí en Murmansk, la población es de unos 300.000 habitantes y para Navidad o Pascua nos juntamos unos 140. Los católicos somos una mínima minoría.

¿Qué labor hacéis desde la parroquia San Miguel Arcángel de Murmansk y los misioneros claretianos que estáis allí?

Pues lo habitual en una parroquia. Nuestro fundador, San Antonio María Claret, tenía el sueño de que sus hijos, los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María, llegásemos  a los cuatro puntos cardinales. Acompañamos a la gente, celebramos los sacramentos, preparamos la catequesis para el Bautismo, la Comunión, el paso a la Iglesia católica, de parte de algún ortodoxo que lo pide. Obviamente las cantidades no son las que se estilan en España. Aquí la Primera Comunión la reciben dos, tres o un niño solo, al año.Hacemos un trabajo ecuménico con los que vienen y nos preguntan: qué es ser católico, qué diferencia hay con los ortodoxos, etc.

¿Cómo es la fe de tus feligreses? ¿Qué diferencias ves con respecto a los católicos en España?

Sobre todo veo la constancia que tienen. Los católicos rusos son para mi un testimonio de perseverancia. A nosotros a veces nos cuesta ir a la iglesia, incluso sabiendo que muy cerca tenemos 3 o más templos abiertos. Y aquí hay personas que en invierno, con temperaturas de menos 25 grados, una hora de camino para llegar a la iglesia, nunca faltan los domingos a Misa. La gente tiene un gran deseo de Dios. Fueron los propios parroquianos los que pidieron al obispo de Moscú que aquí hubiera una presencia permanente. Aprecian mucho la presencia de la Iglesia, sobre todo por los muchos años que han estado sin sacerdotes.

¿Algún testimonio cercano de cómo fue vivir la fe durante la persecución cristiana por parte del comunismo en Rusia?

En la parroquia de Santa Catalina de San Petersburgo, conocí a una señora que cuando era una niña se llevó una cruz de la iglesia, que fue expropiada y contervida en un almacén. Cuando la iglesia se reabrió, en el año 1998, esta mujer devolvió la cruz. En cada familia hay testimonios de gente que ha sufrido a causa de la fe. Hace poco en nuestra parroquia nos devolvieron un icono que en 1942 los habitantes de Murmansk le dieron a un soldado británico perteneciente a un convoy de barcos que, por un ataque de la fuerza aérea alemana, tuvo que parar aquí. Ha sido un gesto muy bonito para recordar que la gente lo ha pasado mal, pero en medio de las dificultades han mantenido la fe.

¿Y algún testimonio de los frutos de la presencia de los misioneros claretianos y de la Iglesia católica en Murmansk?

Cada año, en Pascua hemos tenido la suerte de bautizar a una o dos personas adultas. Esto significa que es el Espíritu Santo el que les ha traído, pues es un proceso largo y hay muchas posibilidades de que se queden por el camino. También es un gran testimonio la generosidad de las personas de Mursmansk que responden con su dinero a nuestras necesidades. El principal testimonio también es ver que ya han hecho la Primera Comunión los hijos de matrimonios que se casaron hace unos años aquí. Empieza a haber futuro.

Ahora con el Mundial de Fútbol, ¿crees que el deporte puede ser un medio de transmisión de diálogo y de valores?

Conocer a otras personas, a otros países a otras culturas, pues evidentemente ayuda. Creo que además la mayoría de las personas que vengan a Rusia van a ser bien acogidas, a pesar de que haya algunos fanáticos como en todos los sitios. Al principio los rusos son un poco distantes pero luego te acogen de verdad y te abren el corazón.

El artículo  completo puedes leerlo aquí: Misionero español en Rusia: “Los católicos son testimonio de perseverancia”