El pasado sábado D. Giovanni Martire Savina, párroco Santa Maria delle Grazie alle Fornaci  -una Iglesia que se encuentra a pocos metros del Vaticano-, se encontró dentro del confesionario con 36.000 €.

La suma estaba dentro de una bolsa oculta bajo el asiento del sacerdote. El párroco al comprobar el contenido de la bolsa llamo a la policía que intenta localizar a quien lo dejó y determinar si fue abandonado o simplemente olvidado.

Si su dueño lo desea, tendrán la opción de donarlo, esta vez de una manera más tradicional.

 

Artículo anteriorSe ordena sacerdote y pide como regalo de ordenación: ayudar a una ONG.
Artículo siguientePedir Perdón