Me encontré con Dios en la cárcel gracias al ejemplo de los hermanos internos de la prisión. Allí conocí las obras misericordia en el momento más adverso de mi vida.

Testimonio impactante de Gabirel Everando:

Artículo anterior«Lo que llevamos mal es el sufrimiento»
Artículo siguienteInma Escriche: Fe, valor y fortaleza