«Dar lo mejor de uno mismo»

“Dar lo mejor de uno mismo en el deporte, es también una llamada a aspirar a la santidad”, expresa el Papa Francisco en el mensaje escrito con motivo del nuevo documento “Dar lo mejor de uno mismo”, sobre la perspectiva cristiana del deporte y la persona humana.

Os transcribo algunos fragmentos de esta carta de la que se hace eco Zenit:

Cuando una persona da lo mejor de sí misma, experimenta la alegría del deber cumplido.

El Papa asegura que “tal búsqueda, con la ayuda de la gracia de Dios, nos encamina a aquella plenitud de vida que nosotros llamamos santidad”. El deporte –ha dicho– es una riquísima fuente de valores y virtudes que nos ayudan a mejorar como personas.

El deporte es un lugar de encuentro donde personas de todo nivel y condición social se unen para lograr un objetivo común. En una cultura dominada por el individualismo y el descarte de las generaciones más jóvenes y de los más mayores, el deporte es un ámbito privilegiado en torno al cual las personas se encuentran sin distinción de raza, sexo, religión o ideología.

El deporte es también un vehículo de formación. Quizás hoy más que nunca debemos fijar la mirada en los jóvenes, puesto que, cuanto antes se inicie el proceso de formación, más fácil resultará el desarrollo integral de la persona a través del deporte. ¡Sabemos cómo las nuevas generaciones miran y se inspiran en los deportistas!

Por último, quisiera resaltar el papel del deporte como medio de misión y santificaciónEs importante llevar, comunicar esta alegría que transmite el deporte, que no es otra que descubrir las potencialidades de la persona, que nos llaman a desvelar la belleza de la creación y del propio ser humano puesto que está hecho a imagen y semejanza de Dios.

Señor tiene una forma única y específica de llamada a la santidad para todos nosotros: “Lo que interesa es que cada creyente discierna su propio camino y saque a la luz lo mejor de sí, aquello tan personal que Dios ha puesto en él” (Gaudete et Exsultate, 11).

Es necesario profundizar en la estrecha relación que existe entre el deporte y la vida, para que puedan iluminarse recíprocamente, para que el afán de superación en una disciplina atlética sirva también de inspiración para mejorar siempre como persona en todos los aspectos de la vida.

El artículo completo puedes leerlo aquí: https://es.zenit.org/articles/dar-lo-mejor-de-uno-mismo-en-el-deporte-llamada-a-aspirar-a-la-santidad/