«Gracias a Dios, le salvé»

Es impresionante la hazaña del «spiderman» meliense ocurrida en París y que ha causado sensación en todos los medios. El diario ABC nos da testimonio de este suceso:

Un joven dotado de una fuerza extraordinaria trepa por las terrazas de un edificio hasta llegar a la cuarta planta. Cuando la alcanza, logra tomar del brazo a un niño a punto de caer y le salva la vida. Los dos, el menor en estado de «shock» y el salvador con una molestia en la rodilla, cambian el lugar de los hechos por un hospital. La escena no pertenece a una película de acción: todo ocurrió en París el pasado sábado, el protagonista es un joven de carne y hueso, un inmigrante irregular de 22 años llamado Mamadou Gassama, y su gesta, filmada y reproducida hasta la saciedad en las redes sociales, ha sido recompensada con un encuentro con el presidente de la República, Emmanuel Macron, y con la concesión de la nacionalidad francesa.

«Dejé Malí hace mucho tiempo. Crucé Niger, Burkina Faso. Atravesé el mar en un barco desde Libia y llegué a Italia». El joven alcanzó Francia en septiembre de 2017 y ha vivido en el anonimato hasta su gesta del pasado sábado, cuando rescató a un niño de cuatro años a punto de caer desde el cuarto piso de un apartamento. «Gracias a Dios, le salvé», se ha regocijado, afirmando que volvería, «por supuesto», a repetir su hazaña.

«No, no dudé», ha respondido al ser entrevistado.  «Cuando le cogí, le pregunté que por qué había hecho eso», ha añadido, sonriente, en referencia a las palabras que dirigió al niño después del rescate. Por su parte, los bomberos de París, que contarán con el joven en sus filas, han aplaudido su acción a través de Twitter: «El señor Mamadou Gassama comparte los valores de la brigada de bomberos de París. Estamos dispuestos a acogerle».

«Es un acto excepcional, un acto de heroísmo», ha afirmado Macron este lunes, durante su encuentro con el joven en el Palacio del Elíseo. Y ha añadido: «No podemos darle papeles a todos los que vienen de Malí, de Burkina. Cuando están en peligro se les da asilo, pero no por razones económicas. Pero en lo que a usted respecta, es un acto de valentía y de fuerza que ha admirado a todos». Ante esas palabras, y ante la concesión de la nacionalidad francesa, Gassama, visiblemente emocionado, ha respondido: «Me hace feliz porque es la primera vez que gano un trofeo así». En sus manos sostenía un diploma y una medalla en agradecimiento a su acto de «valor y de entrega», acometido a pesar de que ponía «su vida en peligro».

Si quieres leer el artículo completo puedes hacerlo aquí: http://www.abc.es/internacional/abci-hombre-rescato-nino-paris-inmigrante-cruzo-mediterraneo-desde-libia-201805281230_noticia.html