Un sueño juvenil: Acoger personas sin hogar

Un sin-techo es una persona como tú, pero que un día se perdió en el camino. Este Hogar es el punto de encuentro con el camino personal, que tras unos meses de convivencia y familia, cada persona ha de retomar. Fraternidad y vida sencilla, la receta franciscana de la felicidad.

Hace ya cinco años desde que unos jóvenes de la parroquia de San Francisco de Asís de La Coruña comenzaban a restaurar una casa abandonada a las afueras de la ciudad. Desde entonces y hasta hoy el proyecto ha pasado por buenos y malos momentos, ha crecido y hoy se ve consolidado por el apoyo de toda una parroquia y también de la ciudad y sus instituciones. El Hogar BoanoiTe, así se llama esta iniciativa, es la casa de diez personas sin hogar ni familia ni recursos.

El primer sueño de estos jóvenes era hacer un hogar de exigencia cero: acoger a todo el que esté en la calle sin condición alguna. Los problemas de convivencia fueron conduciendo el proyecto hacia un hogar para personas ya en camino de rehabilitación o sin problemas graves de alcohol y conducta; personas que la vida dejó en la calle, pero que tienen voluntad de retomar su vida.

Hoy el Hogar BoanoiTe es una gran familia formada, además de por los usuarios actuales, por todos los que han pasado en estos años, por los jóvenes que sostienen y dirigen el hogar y todas las actividades que engloba este proyecto, por sus familias y tantas otras familias que sostienen la comida y los gastos del día a día. Y junto con los franciscanos que sirven en la parroquia, todos comparten una misma vocación franciscana de fraternidad, vida sencilla y servicio mutuo.

El Hogar BoanoiTe, como lo es también toda parroquia, es la oportunidad para volver a ser persona y sentirse importante para la sociedad y también para Dios. Es un punto de apoyo de una comunidad-familia para que las personas recuperen la dignidad que se merecen por haber nacido. Es un punto de encuentro de la sociedad misma, donde todos nos sentimos llamados a servirnos mutuamente.

Gracias a todos los que construyen comunidad y atienden a la inquietud de los jóvenes, pues dice Jesús que, donde dos o más se reúnan en su nombre y luchen por sus sueños, Él hará soplar su Espíritu y nos hará formar parte de su poder creador.

Fray Natalio

El artículo completo puedes leerlo aquí: http://www.alfayomega.es/153029/un-sueno-juvenil-que-arrastra-a-una-parroquia