Hoy escuchamos a D. Lucas Buch que nos habla que el espíritu del mal siembra desconfianza y división y que por el contrario Él Espíritu de Dios prepara nuestros corazones y nos invita a hacer viva una caridad sin límites. Atrévete a invocarle. VEN ESPÍRITU DIVINO. VEN ESPÍRITU SANTO

Artículo anteriorLa vida de Pablo no tiene precio
Artículo siguiente«Los africanos son muy creyentes»