Jaime Barón es un sevillano que con ideales nazis un día decidió viajar a Calcuta.

Allí, entre las Misioneras de la Caridad, descubrió la maravilla de que sirviendo al otro es cuando uno es ya no es esclavo sino libre.

En Calcuta, en los tres veranos que pasó allí, comprendió que hay un Dios que le quiere tal y como es. Descubrió a Jesús en los pobres y en vivir la Eucaristía.

 

Artículo anteriorLa virtud de la Castidad
Artículo siguienteUna vocación es un gran don para la Iglesia y para el Mundo