«Hermana yo sí te creo»

Tras anunciarse la polémica sentencia por el delito de abuso sexual perpetrado por «la manada», Verne nos trae un artículo sobre la reacción de unas religiosas vascas:

«Hermana, yo sí te creo». La frase se ha repetido una y otra vez en los últimos meses y en especial tras anunciarse la polémica sentencia por abuso sexual continuado, y no violación, del caso La Manada. En esta ocasión, tiene un significado especial, porque se ha escrito desde el perfil de Facebook de la hermana Patricia Noya en nombre de la orden de las Carmelitas Descalzas de Hondarribia (Guipúzcoa), que se suman a las reacciones de rechazo.

«Gestiono la página, pero todas las carmelitas descalzas me apoyan en lo que he escrito. Las redes no se usan mucho. Abrimos cuenta en Facebook por cuestiones de trabajo, de las labores de encuadernación a las que nos dedicamos. Se convirtió en una ventana a la que nunca sabes quién se va a asomar, como hemos comprobado», cuenta Noya a Verne a través del teléfono, tras ver que su texto se ha compartido más de 1.400 veces en sus primeras 24 horas de publicación.

«Simplemente hemos reaccionado como todas las mujeres y hombres normales: con estupor y sentimiento de impotencia. Nos resulta curioso que llame tanto la atención que un grupo de monjas reaccionen de esta forma; que tengamos hábitos diferentes no significa que estemos fuera del mundo. Este tipo de cuestiones también nos pertenecen», explica, tras un largo día en el que ha tenido que interrumpir a menudo sus obligaciones diarias para atender a medios de comunicación.

«Facebook es uno de los medios que tenemos a nuestro alcance para mostrar nuestra solidaridad con esa mujer en concreto y con todas las mujeres que tienen que pensárselo dos veces antes de cruzar una calle oscura, antes de volver solas a casa; y que tienen que hacer planes cada vez para saber con quién vuelven, cuándo vuelven y cómo vuelven. Y que encima tienen que sentirse juzgadas y amenazadas por ello», ha comentado Noya a Radio Euskadi en la tarde del viernes.

«Pensamos que desde nuestra posición, que es de alguna manera transversal, es importante decir que esto no es una reivindicación de unas pocas; creo que es una reivindicación de toda la sociedad. Y nosotras, que estamos aquí en clausura y que no salimos por la noche, también nos sentimos amenazadas e implicadas por todo lo que atañe a una injustica. Para nosotras, lo que no se entiende es que esto se considere como se ha calificado y no como una agresión, que es lo que todas nosotras sentimos simplemente con escucharlo», ha dicho en la radio pública vasca.

Para Noya, esta polémica no se trata de una guerra entre hombres y mujeres: «Esto es algo que no se puede admitir. No se puede aceptar que se cometa una atrocidad de estas y a la que se juzgue, condene y humille públicamente sea a la víctima».

Si quieres leer el artículo completo, lo puedes hacer aquí: https://verne.elpais.com/verne/2018/04/27/articulo/1524840660_968643.html