Hay imágenes que lo dicen todo.

En la ciudad italiana de Sulmona hay una vieja tradición en la Pascua de Resurrección. La Virgen con manto negro por la muerte de su Hijo sale a la plaza de esta ciudad y cuando ve a lo lejos a su Hijo Resucitado se desprende del luto y sale corriendo al encuentro de Jesús  mientras 12 palomas vuelan de felicidad.

Esta vieja tradición muestra la alegría que debió sentir la Virgen al enterarse de la Resurrección de Jesús.

 

Artículo anteriorNo estaba bautizada, y estando en erasmus algo la empujaba al Sagrario
Artículo siguienteEl Papa Francisco reconoce que tenemos un verdadero problema.