Los participantes en el UNIV, en el cierre del pre-sínodo de los jóvenes

Antes de terminar esta celebración deseo saludarlos a todos ustedes, romanos y peregrinos, que han participado en ella, especialmente a los jóvenes provenientes de diversas partes del mundo, también a aquellos —casi quince mil— que han participado uniéndose virtualmente: saludo a todos. Pensando con gratitud en mi reciente viaje a Perú, saludo con afecto a la comunidad peruana presente en Italia.

La Jornada Mundial de la Juventud de hoy, que se tiene a nivel diocesano, es una etapa importante en el camino hacia el sínodo de los obispos sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento en el próximo mes de octubre, e igualmente en el camino de preparación de la Jornada Internacional, que se tendrá en Panamá en enero de 2019. En este camino nos acompañan el ejemplo y la intercesión de María, la joven de Nazaret a la que Dios eligió como Madre de su Hijo. Ella camina con nosotros y guía a las nuevas generaciones en su peregrinación de fe y de fraternidad.

Que María nos ayude a todos a vivir bien la Semana Santa. De ella aprendemos el silencio interior, la mirada del corazón y la fe amorosa para seguir a Jesús en la vía de la cruz, que conduce a la alegre luz de la Resurrección.

Antes de rezar el Angelus quiero agradecer sinceramente al cardenal Baldisseri, a Mons. Fabene, a toda la Secretaría del Sínodo y a todos los colaboradores que han ayudado tanto en esta semana: muchas gracias.

* * *

Documento de la Reunión pre-sinodal para la preparación de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos

Fuente: Opus Dei

http://opusdei.org/es-es/article/univ-roma-semana-santa-sinodo-jovenes/