El Seminario, corazón de la diócesis. El lugar desde donde se difunde la Vida a todos los miembros del cuerpo. Su labor es invisible pero constante. Palpita hoy para dar vida a la Iglesia de mañana por eso rezamos por cada Seminario y por cada seminarista.
El Señor sigue llamando hoy a jóvenes para que sean testigos de su amor.
Seminario Conciliar de Barcelona.
Artículo anteriorPara vivir la Cuaresma
Artículo siguienteVicente One, tronista de «Mujeres y Hombres y Viceversa», se convirtió yendo a Fátima con Caritas